Cuánto cuesta poner un contenedor desde Mendoza en el puerto de Buenos Aires

Alrededor de $ 22.000 + IVA cuesta a las bodegas de Mendoza enviar un contenedor a Buenos Aires para ser embarcado a Estados Unidos o cualquier puerto europeo, contra casi $ 18.000 de un año atrás.

Sin embargo, las elecciones legislativas van a marcar un quiebre, ya que probablemente desde noviembre el flete terrestre trepe a casi $ 23.000, con lo cual será un poco más caro exportar y más amplia la brecha no sólo con Chile sino, sobre todo, con el transmarítimo hacia cualquier destino para el vino argentino en el mundo.

A esto hay que sumar un ajuste del 20% el último año en concepto de gastos de puerto, esto es, ingreso al predio, descarga y carga en barco. Un ítem que pasó de U$S 500 a U$S 600 en ese lapso, y que encarece el gasto hasta el embarque, sin contar el regreso del contenedor vacío a Mendoza (otros $ 8.000).

En el sector transportista de cargas, con números en la mano, justifican la actualización de tarifas en la decisión del gobierno de Macri de liberar los precios mayoristas del combustible. La cuenta arroja 24% de ajuste del gasoil en lo que va de 2017, incluido el 11,3% aplicado por las petroleras, con YPF a la cabeza, al día siguiente de confirmarse la medida, aunque advierten que no se trasladará en igual proporción.

"Perdimos beneficios respecto del precio en surtidor, ya que antes había una diferencia a favor de hasta 15% y hoy es menos de la mitad. Los clientes, sin ver cambios en las bombas como se espera después de los comicios, no entienden ni aceptan que nuestros costos suben"" anticipa Guido Calzetti, titular de Aprocam (Asociación de Propietarios de Camiones), que prevé subir 7% desde noviembre "para cubrir el desfasaje".

Aunque insisten en que la competitividad del mercado dificulta trasladar más costos a la tarifa, lo cierto es que desde los $ 18.000 de hace casi un año, el costo del tramo Mendoza-Buenos Aires fue actualizándose gradualmente.

Obliga a las bodegas, con escasísimo margen para "tocar" los precios a sus clientes extranjeros, a adaptarse forzadas por las circunstancias para no perder más terreno.

Según Pablo Silvestre, de Viña Las Perdices, "todo lo que sea suba de costos internos, afuera generalmente es pérdida de márgenes, ya que resulta muy difícil mover los precios. Por eso en un año de cosecha complicada y un dólar quieto, nos va a dejar con números en rojo. Si se logra acomodar valores afuera es contra baja de volúmenes, teniendo en cuenta que muchas bodegas pequeñas y medianas incrementan costos por consolidar cargas y más con pallets".

Así las cosas, los forwarders locales señalan un cambio de tendencia de sus clientes en busca de ser más eficientes. "Los que cargaban palletizados fueron modificando el packaging a piso para adaptarse a los límites de espacio y peso", señala Silvina Rúffolo, de Gori Internacional, al marcar las ventajas entre llenar un contenedor de 20 pies con pallets (750 cajas por 12 botellas) o hacerlo suelto (1.100).

Los números hablan solos. A excepción de Nueva York, un destino más conveniente vía Buenos Aires, sabido es que desde Mendoza los números cierran más por Chile. Por ejemplo, a granel (flexitank) se ahorran U$S 0,02 el litro a Valparaíso (0,13) frente a los U$S 0,15 que cuesta el envío a la principal terminal marítima argentina.

En la carga manual, considerada la más eficiente, la diferencia también suma, o resta: U$S 0,16 destino Valparaíso, versus U$S 0,21 a Buenos Aires.

Chile, Buenos Aires y el mar

Hasta U$S 1.300 exige colocar un contenedor en los puertos chilenos de San Antonio o Valparaíso, con destino a los principales mercados asiáticos como China. Optar por hacerlo desde Buenos Aires llega a ser hasta U$S 400 más caro (U$S 3.800 aproximadamente).

Por caso, rumbo a Europa por Buenos Aires se nota la diferencia entre el terrestre y el transmarítimo. Llegar a Rotterdam (Holanda) llega a sumar entre U$S 2.300 y U$S 2.400, pero hasta 70% de ese importe está en el camión que une a Mendoza con el puerto rioplatense.

"Mientras los costos en Argentina suben, en Chile son mucho más estables desde hace mucho tiempo. Hay que considerar que los gastos en el puerto de Buenos Aires equivalen a lo que cuesta poner un contenedor en Rotterdam, y el flete terrestre el doble o el triple", compara Ruffolo.

Rumbo a Estados Unidos, la relación se invierte. El flete oceánico Buenos Aires- Nueva York- Port Everglades (Florida) llega a U$S 1.350, contra los U$S 1900 que suma desde San Antonio. Sin embargo, se encareció alrededor de un 40% desde 2016. Aún así, muy lejos de los uU$S 400 de despachar una carga de vino mendocino a Brasil por el Atlántico.

Según Calzetti, la diferencia con Chile se justifica en parte "sobre todo porque el tiempo perdido en Aduanas encarece bastante, como también el recorrido sinuoso de montaña, a diferencia del llano".

Como sea, tratándose de vino fraccionado y en pallets es aún más oneroso: la diferencia por botella entre el puerto argentino y los chilenos llega a U$S 0,07 (U$S 0,28). Vaya paradoja, equivale al total pagado por las bodegas trasandinas para poner en un barco cada botella de vino exportable.

La mayoría de los exportadores coincide en que, sin certezas en cuanto al comportamiento de la inflación, sólo la devaluación ayudará a morigerar el efecto al tipo de cambio actual. Que sea un subsidio, o la pretendida suba de 3% al 6% de reintegro a la exportación, sólo van a actuar como "veranitos" pasajeros. 

Fuente: nuestromar.org

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET