Deciden extender, al menos hasta el sábado, la huelga que paraliza las terminales persqueras marplatenses

alt

(foto cortesía Pescare.com.ar)

La huelga de estibadores que paraliza desde hace más de una semana las terminales pesqueras marplatenses se extenderá, en principio hasta el sábado, en función del resultado de una reunión prevista para el viernes en la cartera de trabajo, en Buenos Aires. El panorama era considerado el martes (02 may 2012) de extrema preocupación, luego de que el fin semana largo, a la no descarga de las bodegas de los barcos amarrados con pescado para procesar, los camiones de residuos no ingresaron a la zona portuaria, bloqueada por los huelguistas, convirtiendo a los desechos de pescado en un potencial peligro contaminante para toda la zona. Unas 2.500 toneladas de pescado se consideran virtualmente perdidas, y las empresas buscaban  puertos de alternativa para operar. Algunas lograron su propósito en el puerto de Necochea pero los sindicalistas advirtieron que no permitirían estas maniobras alternativas.  Preocupación y desconcierto de los pesqueros costeros, en particular porque los lideres de la protesta gremial, son a la vez, directivos concesionarios del puerto local.

 

En la noche del domingo (29 abril 2012) la entidad que nuclea a los barcos costeros emitió un severo comunicado reclamando la intervención de las autoridades y expresando su desconcierto porque los tres líderes de la protesta gremial, son a su vez integrantes del concesionario que regentea el puerto de Mar del Plata.

 

El texto del documento es el siguiente:

"La Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera quiere hacer público el difícil momento que atraviesa su flota frente al bloqueo del puerto que viene llevando adelante el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) en el puerto de Mar del Plata.

 

Desde el pasado martes, el boicot impide las descargas de los buques, incluidos algunos de los sesenta barcos costeros adheridos a nuestra entidad, con duras consecuencias para la actividad en su conjunto.

 

La imposibilidad de desembarcar y comercializar el pescado hizo que ya tiráramos miles de toneladas. Para peor, muchos otros barcos están por ingresar, sabiendo sus armadores y trabajadores que al llegar lo perderán todo.

 

Nada tenemos que ver con el conflicto, ni con su resolución. tenemos la certeza de haber cumplido con el pago por el servicio de carga y descarga, con todos sus impuestos. Es el Estado quien tendrá que determinar la jubilación de los estibadores que hoy reclamancomo así también aclarar quién se quedó con sus aportes.

 

Nuestro rol es el de pescar, traer eficientemente la materia prima y hacerlo dentro del marco de las ley, cumpliendo con nuestras obligaciones fiscales que, por cierto, en el último tiempo han ido en aumento.

 

En paralelo, la ecuación económica del sector sigue deteriorándose debido al incremento de los costos de explotación y el complejo escenario de los mercados internacionales. Si a esto le sumamos la sucesión de conflictos, nos gana el desánimo.

 

Por otro lado, nos cuesta entender cómo tres directivos del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata asumen el liderazgo del piquete que impide justamente el normal funcionamiento de la estación marítima local.

 

Aprovechamos la oportunidad para pedirle a las autoridades que realicen las gestiones necesarias para que se retome la descarga de los barcos, se liberen los accesos al puerto y se evite un daño aún mayor".

Por otra parte, de acuerdo a un completo informe que el domingo (29 abr 2012) brindó el diario La Capital, de Mar del Plata, el eje de la protesta sigue siendo el reclamo de una jubilación para más de 200 trabajadores.

El conflicto, que mantiene paralizada la actividad, se agrava: los manifestantes ratificaron que continuarán con la medida de fuerza hasta que reciban una respuesta favorable. "Iremos hasta las últimas consecuencias", advirtieron al rotativo.

Tras fracasar las negociaciones en el Ministerio de Trabajo, el Sindicato Unico de Portuarios Argentinos (SUPA) realizó ayer una asamblea en el acceso principal de las terminales 2 y 3 del puerto, donde los trabajadores mantienen un piquete desde el martes pasado. "Jubilen a los estibadores, basta de mentiras", rezaba una bandera que resumía el motivo de la huelga. El tono de las palabras que utilizó el secretario general del SUPA, Juan Carlos Ferreyra, fue similar: "La solución es jugar a fondo y esperar respuestas". Así, el gremialista se mostró dispuesto a extender y profundizar la medida de fuerza que impide a las empresas descargar los cajones de pescado. La decisión fue acompañada por la asamblea de trabajadores, continuó la crónica de La Capital.

Según trascendió, el gremio armó una comisión para coordinar las acciones del plan de lucha, entre ellas diagramar los turnos para mantener el piquete. Los trabajadores no descartan trasladar este fin de semana largo la modalidad de protesta a la ruta 2, la principal vía de acceso de los turistas a la ciudad. La decisión cuenta con el apoyo de la Federación de Cooperativas y la Cámara de Empresas de Servicios de Estibaje.

El endurecimiento de la protesta se vincula a la respuesta que obtuvieron cuando representantes del sector se reunieron con el delegado regional, Jorge Schuster (la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, no los recibió). "Las noticias que tenemos son tristes -admitió Ferreyra-. Nos hablaron de tecnicismos, pero no nos dieron una solución. Esto depende de la política y los políticos".

El dirigente reconoció que desde el Ministerio de Trabajo les advirtieron que podría haber sanciones para el sindicato y la Federación de Cooperativas. De todas maneras, la decisión de los trabajadores es profundizar el plan de lucha y no permitir que se descargue pescado en el puerto. "No queremos ir más a Buenos Aires para que nos atiendan, que ahora vengan ellos para acá", desafiaron los manifestantes a las autoridades del Ministerio de Trabajo y la Anses.

Mientras el conflicto se profundiza, los empresarios pesqueros advirtieron que el sector corre peligro de perder 2.500 toneladas de mercadería si continúa el plan de lucha. El paro se siente con fuerza en el puerto: ya se acumularon más de 50 mil cajones de pescado en las bodegas de los buques que no pueden ser descargados.

"A raíz de una controversia privada entre Moliendas del Sur y sus dependientes, el Sindicato de Camioneros tiene paralizada desde el lunes toda la actividad industrial de reducción de desechos orgánicos de la pesca, cuyo volumen diario es equivalente al del residuo domiciliario", dijeron los empresarios pesqueros. Y además agregaron: "Tampoco permiten hacer la recolección de los residuos de las plantas fileteadoras, pero si no son inmediatamente procesados en plantas de harina deberán indefectiblemente ser dispuestos en el predio municipal, lo cual resultará altamente contaminante. Pedimos a los funcionarios que intercedan en el tema para que podamos seguir trabajando". La medida de fuerza provoca un grave perjuicio económico para las empresas y pone en riesgo miles de toneladas de pescado fresco que continúan a bordo de embarcaciones que ingresaron al puerto en los últimos días. Los más perjudicados son los buques fresqueros que por falta de capacidad de frío están al límite de la posibilidad para mantener la carga en condiciones aptas para su posterior procesamiento y comercialización.

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET