Riovía, la empresa encargada del dragado del canal Martín García advierte que recurrirá a un tribunal internacional si es rechazada

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt (foto cortesía Diario El  País)

El diario El País de Montevideo alertó el domingo (5 agos 2012) que la empresa Riovía, encargada del dragado del canal binacional Martín García, advirtió que recurrirá a un tribunal internacional si es descalificada bajo la sospecha de un intento de soborno tras sostener que “somos un daño colateral del tironeo entre dos países”.
La nota de rotativo montevideano expresa en sus partes fundamentales:
 
La concesionaria de las obras en el canal está bajo sospecha de haber intentado sobornar al embajador Francisco Bustillo, presidente de la delegación uruguaya en la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), para lograr un nuevo contrato. El Tribunal de Cuentas, en la auditoría sobre el proceder de la CARP que a pedido de la Cancillería finalizó el 20 de julio, investigó el presunto soborno, además de concluir que las dilatorias de la delegación argentina favorecieron a la empresa para que se le prorrogara el contrato por US$ 15.1 millones anuales.
 
Las dudas sobre Riovia motivaron que la Cancillería argentina resolviera excluirla del actual llamado a precios para otorgar las obras de dragado y mantenimiento del canal, decisión que no fue acompañada por la cancillería de Uruguay y motivó un fuerte diferendo.
 
 
En medio de la tensión bilateral entre los gobiernos de los presidentes José Mujica y Cristina Fernández, de la denominada "guerra de puertos" y de un duro cruce de comunicados entre las cancillerías, Riovia se ha mantenido en silencio y no inició denuncias porque "no hay nadie que acuse".
 
No obstante, fuentes de la empresa admitieron que la situación es incómoda. Riovia maneja una versión diferente a la de Bustillo sobre la reunión y el supuesto intento de coima. Bustillo y el exvicencanciller argentino, Roberto García Moritán, se reunieron en el Jockey Club de Buenos Aires a fines de 2010. "La reunión sucedió y no fue como la contó Bustillo", dijo a El País una fuente de Riovia.
 
Bustillo dijo al Tribunal de Cuentas, en declaraciones que le fueron tomadas el 28 de junio pasado, que había sido invitado por García Moritán a tomar un café pero en determinado momento "la conversación tomó un giro que no me gustó".
 
Según el informe del TCR, García Moritán le habría dicho que tenía buenos contactos con Riovia, que la empresa quería seguir con las obras y que "sabía por comentarios que había ofrecido en otras oportunidades sumas para verse beneficiada, lo que él suponía que podía suceder". Luego le informó que a la reunión se sumaría Sergio Cetera, representante comercial de Riovia. Según Bustillo, en ese momento le expresó que no quería seguir reunido, saludó a Cetera y se retiró.
 
Cuando en mayo de este año circuló la versión de que en ese encuentro se produjo el supuesto intento de soborno, Cetera informó del hecho a las autoridades de la empresa.
 
Fuentes que participaron de esos encuentros dijeron a El País que Cetera dijo haber concurrido a la reunión para "explicar lo conveniente que era para Uruguay renovar el contrato con Riovia dado que se podían generar muchos ahorros porque la empresa ya estaba instalada en el lugar de las obras". Cetera dijo además -siempre según las fuentes de Riovia- que Bustillo permaneció hasta el final de la reunión, e incluso salieron los tres caminando juntos del Jockey Club. Las fuentes consultadas por El País acotaron que Cetera detalló que Bustillo le pidió, a la salida de la reunión, un "memo explicativo" de la propuesta presentada. Las fuentes justificaron que la empresa realice gestiones para mantener su contrato. "Es legítimo que como empresa se busque extender un contrato. Todas las gestiones se hicieron a la luz del sol. Es una ofensa al sentido común la versión que se ha dado de la reunión. No es creíble que alguien se presente ante una persona que no conoce, en un lugar tan público como el Jockey Club de Buenos Aires, y le ofrezca un millón de dólares", dijo la fuente. Bustillo informó del hecho a sus superiores cinco meses después de ocurrido. El embajador itinerante Julio Baraibar dijo en mayo pasado que tiempo atrás Bustillo le había contado "con detalles" que lo habían querido sobornar y que había informado a sus superiores".
 
Según el Tribunal, desde el punto de vista jurídico "no existe siquiera la apariencia de un delito". El Tribunal llega a dicha conclusión porque, según Bustillo, el ofrecimiento no llegó a concretarse y no cruzó palabra con el empresario argentino.
 
Riovia también tiene otra versión del encuentro de Cetera con el Secretario Técnico de la Comisión, en el que le habría dicho que se había llegado a un acuerdo con la delegación argentina para "negociar directamente" que la empresa se encargara de las obras de profundización del Canal Martín García. Según las fuentes de Riovia, la reunión entre Cetera y el Secretario Técnico de la CARP consta en actas. "Allí se planteó que se le había ofrecido a Argentina la posibilidad de embanderar una draga y financiar la obra. No se arregló nada. Se hizo eso para entusiasmar a Argentina, siempre quisieron que una empresa grande tenga una draga con matrícula argentina, incluso se habló de construir una draga en Argentina. Era un esfuerzo de la empresa, se le daba un caramelito a Argentina para entusiasmarla con el dragado porque sabemos que siempre han sido reacios. Pedíamos que Uruguay empujara. Solo eso", dijo la fuente de la empresa a El País.
 
El pasado lunes, la CARP recibió las ofertas para el llamado de precios para otorgar las obras. Se presentaron Dredging International N.V., Van Oord Dredging Marine Contractors BV, Jan de Nul N.V. y Boskalis International BV (de la cual Riovia es subsidiaria). La delegación argentina hizo constar en actas que a su entender la empresa Boskalis International BV (Riovia) perdió la condición de empresa precalificada. Dependerá de la CARP, que igualmente recibió la oferta, si ahora la declara "inadmisible".
 
Fuentes de Riovia dejaron claro a El País que harán valer sus derechos porque "no hay razones para ser retirados del proceso". "La CARP debe abrir las ofertas y elegir la mejor. Lo que no puede haber es una descalificación a priori de Boskalis por las sospechas, las versiones. La empresa precalificó correctamente y no hay ninguna imputación concreta, solo trascendidos que han sido desmentidos por los propios protagonistas. Si la oferta se declara inadmisible -según lo planteado por Argentina- la empresa va a impugnar el acto y si se reitera recurrirá a un tribunal internacional, tal como lo prevé la licitación", dijo la fuente.
 
Permanece en la obra desde 1996
Las obras de dragado del canal Martín García se inauguraron en 1996 (foto). Riovia se encarga de los trabajos desde esa fecha. En aquel llamado a licitación la empresa fue descalificada, impugnó la decisión en un tribunal internacional y terminó asociándose a la empresa que resultó ganadora del proceso. Formaron un consorcio del cual la única que permanece hasta hoy es Riovia.
 
Afirma que en el primer año se sacaron más metros cúbicos de los previstos pero no reclamó porque en 2006 se le renovó el contrato. También dice que en 2001 estuvo un año entero sin cobrar y financió la deuda en 24 meses. Boskalis (de la cual Riovia es subsidiaria) también se encarga de las obras de dragado en el canal Mitre. Boskalis tiene presencia en todo el mundo y factura más de US$ 2.800 millones al año.
 
Contrato hasta enero de 2013
Riovia ultima detalles de una nueva prórroga de su contrato con la CARP. Ante el vencimiento del contrato anterior, que estaba vigente desde 1996, y la imposibilidad de hacer un llamado de precios por la dilatorias de la delegación argentina -según comprobó el Tribunal de Cuentas- el 7 de febrero se prorrogó el contrato por 90 días. Ahora, dado que el próximo contrato aún no puede ser otorgado, Riovia firmará una nueva prórroga hasta el 19 de enero de 2013, a un valor de US$ 1.2 millón mensuales. El Tribunal había comprobado que el valor de la renovación es razonable, en virtud de los precios que se manejan en el mercado. También constató que Argentina dilató el concurso de precios, lo que prácticamente obligó a renovar el contrato con Riovia, que se encarga del dragado, mantenimiento y señalización del canal Martín García.
 
Quiere que Bustillo declare
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina difundió anoche un comunicado en el que "reitera su pedido de que Uruguay responda afirmativamente el exhorto de la Justicia argentina, recibido en Uruguay el 4 de julio, solicitando la comparecencia del embajador Francisco Bustillo para declarar sobre las informaciones de prensa que lo involucran en supuestos intentos de la empresa Riovia de corromper el proceso de dragado y profundización del Canal Martín García". Indicó que el objetivo es aclarar cualquier hecho incorrecto relacionado con el Canal, después que "el gobierno uruguayo dejó trascender que enviará toda la documentación a la Justicia de su país", luego de las dudas que el Tribunal de Cuentas indicó surgían de las declaraciones de Bustillo.Por otra parte, el comunicado informó que "Argentina solicita nuevamente que la República del Uruguay suspenda la inmunidad diplomática del embajador Bustillo en la causa por la importación indebida de automóviles extranjeros. El embajador Bustillo es el único diplomático involucrado, cuyo país no ha otorgado el levantamiento de la inmunidad diplomática para que sea investigador por la Corte Suprema argentina", y en ese sentido señala que la actitud de Uruguay contrasta con las de Bolivia y Congo "que ordenaron a sus diplomáticos a someterse a la justicia argentina en la misma causa".
Fuente :El País Digital

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET