Tres sectores sindicales se disputan ahora el control del cordón industrial del puerto de San Lorenzo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

La Intersindical reclamó la normalización de la CGT San Lorenzo y propone una nueva dirección, los actuales integrantes del confederal se ratifican como tal, y otro grupo de gremios idean una unificación.

El escenario gremial del Cordón Industrial se muestra más álgido que de costumbre. Y ello obedece a que existen por lo menos tres sectores bien diferenciados que pretenden erigirse como los  conductores del movimiento obrero regional, dos de ellos bien diferenciados y enfrentados, y un tercero, como alternativa para la unificación.

Efectivamente, en este último confluyen aquellas asociaciones obreras que hoy no comulgan con la CGT San Lorenzo ni con la CGT 17 de Octubre (grupo también autodenominado Intersindical), tales como Uocra, Smata, Aduana y Ceramistas, por citar algunas, todas con una misma característica: tienen jurisdicción nacional.

Estos referentes proponen, a modo de acabar con las diferencias internas, la unificación del movimiento obrero regional y proyectar, más allá del trabajo estrictamente gremial, otro político-partidario para apuntar a futuros procesos electorales, algo que el sindicalismo ni siquiera intenta desde hace casi dos décadas.

De hecho, el último gremialista que ocupó algún cargo electoral en las listas del justicialismo regional fue Rubén Pérez, secretario general del Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles, cuando a fines de los 90 ocupó una concejalía en San Lorenzo.

A pesar del nivel de representatividad que poseen los sindicatos en el Cordón Industrial, con una masa altísima  de afiliados y más de una veintena de asociaciones legalmente constituidas con personerías jurídicas, a lo que se suma otro número similar en trámites y/o delegaciones, hace años que no construye un brazo político, al estilo como lo fue otrora las 62 Organizaciones Peronistas.

Mientras tanto, la Intersindical va por su reivindicación y proclamó la normalización de la CGT tras entender que los mandatos de su actual conducción están caducos. Para eso organizó, hace unos pocos días, una comisión “normalizadora” que tendrá a su cargo todas las gestiones administrativas del caso para que la mesa nacional de la central obrera presidida por Miguel Caló atienda la petición, como así también ante la autoridad del gobierno nacional que corresponda.

La excelente relación con el kirchnerismo, en especial con Carlos Tomada, titular del Ministerio de Trabajo de la Nación, es el argumento principal que esgrimen para esperanzarse a que el confederal local sea intervenido, para una vez esto, elegir una nueva comisión directiva.  Si ello finalmente ocurriera, desaparecería la Intersindical.

Pero la conducción de la “cuestionada” CGT San Lorenzo lejos está de allanarle el camino y no está dispuesta a dejar sus cargos; es más, desconocen el pedido planteado por sus adversarios de turno.

Si bien perdieron una pieza de vital importancia como lo es Edgard Quiroga, quien desde hace una semana dirimió la secretaría general, el resto de sus integrantes siguen adelante…como pueden.

Al frente quedó Alberto Maldonado, secretario general del Centro de Patrones Fluviales, un sindicalista de segunda línea que, por esos azares del destino, representa orgánicamente una CGT como la de San Lorenzo, con un peso y trayectoria histórica identificada con la defensa de los derechos de los trabajadores y de reconocimiento nacional.

Claro que, el “alma mater” es ni más ni menos que el presidente de la poderosa Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín, Herme Juárez, quien a su vez integra la cúpula del Sindicato de Trabajadores Portuarios de Puerto San Martín y la secretaría adjunta de esa federación gremial.

Así, por momentos se transforma en gremialista, y por otros, en empresario. Una táctica que viene sosteniendo desde hace años y, visto por los resultados materiales obtenidos, no le ido mal, para el líder de lo que fue alguna vez una cooperativa de trabajadores, hoy transformada en una cooperativa de trabajo, modificándose sus estatutos y su concepción de asociación gremial-empresarial.

Resumiendo, el movimiento sindical del Cordón Industrial se enfrenta a la necesidad de sostener una unificación, prescindiendo de rencillas internas, para apuntar a aquellas temáticas que le son inherentes a su esencia: defender los derechos e intereses de sus afiliados y proyectar la construcción de una estructura política para ratificar, aún más, ese compromiso con los trabajadores.

Todo este escenario de disputas más o menos expuestas o solapadas se da en un momento de plena negociaciones salariales, ya que son varios los gremios que están discutiendo sus paritarias, como el caso del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo.

Otro es la CGT San Lorenzo en su conjunto para con el denominado Sueldo Mínimo Regional (ex COPA), que este año se quedó sin Edgardo Quiroga para negociar, hasta aquí quien año tras año logró amplios beneficios para los que integran este grupo de operarios (todos aquellos que prestan servicios en el complejo oleaginoso, sin distinción de afiliaciones sindicales ni encuadramientos de convenios colectivos).

Esta tarde es muy probable que se lleve una nueva reunión entre estos sindicalistas y representantes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara).

Fuente: SL24

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET