Noticias

Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el paro de URGARA que provocó pérdidas iniciales por medio millón de dólares

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

 

           Este jueves (30 ago 2012) a las 13:45 el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en la medida de fuerza que paralizó los puertos exportadores desde la mañana de hoy provocando pérdidas iniciales del orden del medio millón de dólares al afectar a aproximadamente 25 buques en los principales puertos graneleros del país

           La cartera laboral accedió asi a una petición de la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y por CADECRA. Fuentes del sector precisaron que el Centro Exportador de Cereales fue notificado, porque participó ayer como invitado de una reunión convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación.        En ese sentido se precisó que del primer párrafo de la parte dispositiva en el que el M.T. dicta la conciliación: “haciendo extensivo los términos de la presente a las empresas representadas por el Centro de Exportadores de Cerealessin que ello importe reconocer su representatividad en la unidad de negociación con la Unión de Recibidores de Granos y Anexo de la R.A.” (URGARA, gremio enrolado en el moyanismo). Es decir, el Ministerio dejó a salvo la posición que el CEC esgrimió en la audiencia de ayer con respecto a no participar de la negociación entre CADECRA y URGARA.

 

A la reunión del miércoles habían sido  convocados los representante del gremio y de la Cámara de Empresas de Control de la República Argentina (CADECRA) que es la entidad, según precisaron fuentes empresarias (ver explicaciones más abajo), que tiene a su cargo las negociaciones paritarias con el sindicato. Los gremialistas exigieron también la participación del Centro de Exportadores de Cereales, pero esta Cámara, a través de su apoderado, que estuvo presente en la parte inicial de las deliberaciones., explicó que no le correspondía jurisdiccionalmente intervenir en el conflicto y así lo comunicó a las autoridades del Ministerio de Trabajo que aceptaron el temperamento, y decidieron que así se reflejara en el acta que protocolarizó el desarrolllo de la reunión.

 

 

 

 

Según pudo saberse el último ofrecimiento de CADECRA fue de un aumento del 27 % pero los gremialistas se mantuvieron en su postura de no negociar por menos del 30%. En medios laborales se explicó que la estrategia apuntaba a forzar la incorporación de los grandes exportadores de cereales, nucleados en el CEC a la discusión paritaria para sentar un precedente y que sea de ahora en más este último nucleamiento el único referente habilitado para negociar.

Sin embargo desde Trabajo se insistió en que en la actual instancia, CADECRA era la encargada de ir adelante con las tratativas ya que la otra pretensión, de incorporar al CEC, exigía otro protocolo.

 

Al respecto, en diálogo con COMERCIO MARITIMO, fuentes del sector puntualizaron lo siguiente:


1.      El CEC asistió, por medio de su apoderado (el abogado de la cámara), lo que así fue reconocido en el acta específicamente por las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación intervinientes. El legítimo representante del CEC que acudió al encuentro, por citación del Ministerio, dejó una nota explicando la posición prescindente de la cámara, como lo ha hecho oficialmente en años anteriores, con los argumentos que están más abajo.

2.      Por decisión del Ministerio de Trabajo, la reunión de ayer se centró en cuestiones salariales entre URGARA y CADECRA, ajenas al CEC por lo que su representante se excusó de participar, lo cual fue aceptado y admitido por las autoridades gubernamentales presentes y por el gremio.

3.      También por resolución de tales autoridades competentes del Ministerio de Trabajo, se dejó de lado de la reunión la petición de URGARA de negociar con el CEC. Tales funcionarios le explicaron al gremio que hay procedimientos establecidos para abordar esa clase de controversias, los que no pueden ser forzados por medidas de acción directa.

           


Las mismas fuentes, y para ilustración de antecedentes, señalaron lo siguiente:
 

 
El Centro de Exportadores de Cereales (CEC) no participa de tales paritarias desde mediados de la década del 90, cuando las empresas exportadoras empezaron a contratar afuera los servicios –hasta entonces, eran divisiones internas- para el control de calidad de los embarques de granos. Así, desde entonces esas empresas (surgidas por aquella contratación externa de servicios), en forma individual, negociaron sus convenios con URGARA, hasta que en 2007 se constituyó CADECRA, la cámara que las agrupa.


Cuando en los primeros años de este siglo hubo un conflicto (focalizado en Bahía Blanca) derivado de la interpretación de un convenio en el que el CEC no intervino, la entidad se involucró para destrabar específicamente esa medida de fuerza. Asimismo, en 2005 el Ministerio de Trabajo homologó un convenio del que no participó el CEC y URGARA no lo impugnó por ello, así como lo hizo en sus sucesivas renovaciones. Esa cartera definió entonces que lo que se acordara en las negociaciones de tales convenios sería de aplicación a todo el sector de la exportación, lo que claramente no implica la compulsiva participación del CEC sino que las consecuencias de lo convenido en esas negociaciones paritarias alcanza a toda la actividad, como es de práctica en esos casos.
           

En definitiva, el CEC no debe negociar –hacerlo sería como que las empresas de la industria plástica participaran de los convenios colectivos de trabajo de los choferes de ómnibus porque su personal viaja en ellos cuando concurre a sus lugares de trabajo- en una actividad que simplemente contrata. Hoy en día, a las empresas exportadoras de granos que disponen de personal abocado a evaluar la calidad de los granos embarcados se les aplica el convenio celebrado por la Cámara de Puertos Privados Comerciales, la que ya tiene acordadas (desde el 24 de julio pasado) las pautas de su convenio con el mismo gremio.

 


 

Imprimir