Un incidente armado, con un herido de bala, agrava el de por si complejo panorama sindical portuario marplatense

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

(antigua imagen de archivo de otros episodios que involucran a las distintas ramas del gremio portuario. foto La Capital)
Un enfrentamiento en el convulsionado sindicato marplatense del SUPA estuvo a un paso de terminar en tragedia cuando, luego de una pelea a trompadas, uno de los sindicalistas extrajo un arma de fuego y la emprendió a tiros hiriendo a uno de sus rivales. El incidente, del que se tomó conocimiento a través de la prensa local, es reproducido en su edición digital por la revista Puerto (06 sept 2012), en los siguientes términos
 
Los que lo vieron cuentan que Miguel Ángel “El Gallego” Sánchez, secretario Gremial del Sindicato Único de Portuarios Argentinos (SUPA) delegación Mar del Plata, bajó raudo las escaleras y ya en la vereda de la sede gremial, decidido metió la mano entre sus ropas y sacó un revólver negro.
 
Con el arma apuntando hacia adelante, en su carrera hacia la calle, el dirigente se topó con Leonardo Bustamante, un estibador eventual que participaba de la agresión que un grupo de pares le estaba propinando a Juan Carlos Ferreyra, ex Secretario General del SUPA, renunciado recientemente.
 
“Le bajé el caño y se escuchó el ruido del tiro. Pegó en el piso”, contó el trabajador ya cuando la calma había regresado a Rondeau al 100, a una docena de cuadras del centro neurálgico del puerto marplatense. “Si no le bajaba la mano lo mataba a Manu”, confesó el estibador y mostraba el preciso lugar donde impactó el proyectil
 
“Manu” es Manuel Silva, su compañero en el Centro de Contrataciones quien se había trenzado a golpes con el ex secretario general. Ferreyra había llegado al gremio un rato antes para renovar el carnet de la obra social y se disponía a abandonar la sede cuando comenzó a intercambiar insultos con el grupo de eventuales que, avisados de la presencia del dirigente, ya eran más de una docena
 
Sin el revólver en la mano, Miguel Sánchez también fue agredido por los estibadores con golpes de puño y patadas. La misma suerte siguió corriendo Ferreyra y su camioneta, una Chevrolet Blazer, dominio FUD 844, que mostraba los rastros de la violencia contra la humanidad del dirigente. Los vidrios rotos, los espejos arrancados, las cubiertas en llanta producto de profundos tajos.
 
El Secretario Gremial quedó detenido por el incidente. Los estibadores lo denunciaron por intento de homicidio a instancias del personal policial de la Comisaría Tercera. Su jefe, Comisario Guillermo Regginatto, dialogó con los obreros en la puerta de la Seccional. Al rato, comenzaron a llamarlos para prestar declaración
 
La instrucción de la causa está en manos del fiscal Mariano Moyano, quien caratuló los hechos como tenencia ilegal de arma de fuego. Al cierre de esta edición Sánchez seguía demorado en la Comisaría luego de pasar por el examen médico en el Complejo Juan Vucetich. La abogada del SUPA llegó un rato después para conocer detalles de las actuaciones. Se especulaba que tanto Sánchez como Ferreyra también formularán cargos por agresiones y daños, contra los eventuales.
 
En tanto, Juan Carlos Ferreyra fue llevado en ambulancia hacia un centro asistencial donde se repone de la golpiza recibida. Desde que había dejado el gremio en manos de Carlos Mezzamico, varios estibadores se quedaron con ganas de pedirle explicaciones.
 
“Estaba en el gremio averiguando por el subsidio y me encuentro con este traidor”, contó el estibador Julio Rúa, en la puerta de la Comisaría. El grupo nucleado en la agrupación “Estiba Unidos” esperaba que sus compañeros terminen de formular la exposición. “Le pedimos explicaciones y comenzamos a insultarlo”, completó.
 
“Todos saben que Ferreyra nos entregó, nos mostró una versión del convenio colectivo que no coincide con la que figura en el Ministerio. Cuando lo increpamos se escondió dentro del gremio”, explicó Federico Blanco, otro referente de los eventuales. “Yo estaba en un acto del jardín de mi nena. Me avisaron y vine”, explicó
 
La queja principal de los eventuales son los “derechos políticos” que el nuevo CCT contempla para los socios/afiliados de las cooperativas de estibaje que están habilitadas por el Consorcio para prestar el servicio en el puerto local. Creen que Ferreyra entregó el gremio a las empresas cooperativas.
 
Mientras permanecía dentro del SUPA, afuera ya eran muchos los estibadores que esperaban a que Ferreyra saliera. Cuando lo hizo se registró un nuevo intercambio de insultos. Según la versión de los trabajadores todo se desencadenó luego que el ex secretario general se mofara de las acusaciones. “Le repetimos que era un traidor cuando se para y nos contesta “Sí y qué…”, aporta Gustavo Maldonado, otro de los eventuales

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET