La justicia autorizó a dragar el canal principal de Ingeniero White que aspira lograr calado de 50 pies con marea alta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

Tras una decisión judicial favorable, dos dragas ya comenzaron el trabajo para  mantener la profundidad de los sitios de amarre y del canal principal en Ingeniero White, en una primera etapa destinada a llevar el calado de 45 a 50 pies con marea alta con una inversión total  del orden de los 123 millones de dólares, según lo informó el domingo (06 mayo 2012) el diario La Nueva Provincia en su primera plana
En un extenso y pormenorizado artículo, que incluye todos los antecedentes del caso, el rotativo indicó que tras un fallo favorable del Juzgado Contencioso Administrativo Nº 1, que terminó rechazando un pedido de suspensión de las obras de dragado formulado por la empresa Dredging International NV, ya comenzaron las tareas de mantenimiento de los sitios de amarre en el puerto local, a los que se sumarán después trabajos de profundización y ensanche del canal principal.
  El resto del material compilado por La Nueva Provincia, es el siguiente:
     Las obras demandarán una inversión de 123 millones de dólares en cinco años y resultan indispensables para garantizar el funcionamiento y expansión de la estación marítima.
     Actualmente trabaja en el estuario la draga "Beachway", de bandera uruguaya, aunque miembro de la flota de la empresa holandesa Boskalis.
     Se trata de una draga de succión por arrastre, con capacidad para extraer, en promedio, unos 1.900 m3 de sedimentos por hora y trabajar tanto de día como de noche. Fue botada en 1971 y mide 94 metros de largo por 16 de ancho.
     La otra draga que comenzó a operar es mucho menor, mide 24 metros por 10, posee bandera argentina y lleva por denominación "DN 28". Su función es mantener la profundidad en todos los sitios del sistema portuario local y también pertenece a la firma Boskalis.
     El dragado de mantenimiento se mantendrá hasta el año 2016, inclusive, mientras que el resto de las obras se ejecutará en el canal principal.
     Dicha vía de acceso, con 97 kilómetros de extensión, es de mano única y sólo ofrece posibilidad de giro en rada o en la zona de muelles.
     En tal sentido, la profundización del canal se realizará en los dos primeros años de trabajos desde el ex Muelle Nacional hasta la Posta de Inflamables (en Galván) y traerá aparejado el ensanchamiento del canal principal en dos puntos estratégicos, 80 metros frente a Mega y 50 metros en Galván. De esta manera se permitirá llevar el calado de 45 pies a 50 con marea alta.
     La marea creciente facilita un perfil de agua suficiente para que los buques salgan del puerto sin inconvenientes, pero de las seis horas de duración de este fenómeno sólo se pueden aprovechar tres.
     Por eso la profundización del canal principal a 45 pies con marea baja (50 en alta) permitirá que los barcos salgan cargados a pleno durante un espacio mayor de tiempo y que lleguen buques de mayor porte, condición que justifica fletes lejanos, por caso desde China e India.
     El conjunto de obras prevé el ensanche del ingreso al Puerto de Coronel Rosales y el dragado a 20 pies frente al muelle puntaltense y en la Base Naval Puerto Belgrano.
     Ahora se iniciaron las obras de mantenimiento, por 73 millones de dólares y luego, el año venidero, se sumará el contrato de profundización, por 50 millones de dólares.
     Ambos contratos fueron firmados, en el marco de una adjudicación directa, el 17 de febrero pasado por las autoridades del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca y representantes de la UTE Boskalis (Holanda)-Compañía Sudamericana de Dragado SA (Jan de Nul-Bélgica).
 
 
Tercer fallo favorable. Con esta resolución judicial el Consorcio de Gestión ya obtuvo su tercer fallo favorable en conflictos jurídicos recientes. Tiempo atrás la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata rechazó un recurso de amparo presentado por los ambientalistas de General Cerri que pretenden paralizar la obra de dragado del canal de acceso a Puerto Galván. El otro fallo favorable tiene que ver con el revés sufrido en la Justicia Federal por un recurso de amparo presentado por los pescadores artesanales de Ingeniero White contra el dragado hasta Cerri.
 
 
Un conflicto que se dirimió en la Justicia
 
     La reciente decisión del juez Agustín López Cóppola llevó tranquilidad a las autoridades del Consorcio de Gestión y de los operadores portuarios, ya que temían que la medida cautelar presentada por la empresa de dragado belga Dredging International NV determinara la virtual paralización operativa del puerto.
     La mencionada compañía solicitó la suspensión del procedimiento por el cual el Consorcio de Gestión adjudicó de manera directa los trabajos de dragado a la UTE (Unión Transitoria de Empresas) integrada por la holandesa Boskalis International BV y la belga Jan de Nul.
     El proceso licitatorio desarrollado a lo largo de 2011 para adjudicar los trabajos de dragado quedó desierto porque las ofertas recibidas fueron consideradas inconvenientes por el Consorcio de Gestión.
     De acuerdo con fuentes de ese organismo, Dredging International NV no quedó afuera de la licitación por causa del valor de su cotización económica, sino por no haber garantizado válidamente su oferta (para lo cual se requería una garantía bancaria o un seguro de caución) y, sobre todo, por graves inconsistencias y omisiones en la oferta técnica de ese oferente, la cual --según el CGPBB-- "no se ajustó a las pautas fijadas en los artículos 1.6 del Pliego de Especificaciones Técnicas (PET) para la Obra Nº 1 y 1.3 Pliego de Especificaciones Técnicas (PET) para la Obra Nº 2".
     Esas mismas fuentes también señalaron que Dredging International "nunca cuestionó esa decisión del ente licitante, sino que prestó conformidad a la resolución por la cual se dispuso su descalificación y retiró la póliza inválida".
     Declarada desierta la licitación, la máxima autoridad del CGPBB explicó en diciembre de 2011 que las tratativas llevadas a cabo con los oferentes calificados permitió cerrar con uno de ellos un acuerdo para la realización de los trabajos de dragado en 123 millones de dólares.
     Pero enterada Dredging International de este acuerdo, a fines de diciembre de 2011 interpuso una demanda contencioso administrativa solicitando la nulidad de la adjudicación a la UTE, por considerar que no fue perfeccionada en el marco de una licitación pública.
     Dredging International solicitó el dictado de esa medida cautelar al entender que tenía derecho a ser invitada a cotizar en el procedimiento de contratación directa por haber sido oferente en la licitación fracasada, ya que por ser la primera consecuencia de esta última, le resultaba de aplicación la normativa, reglamentación y principios que rigieron al procedimiento que la precedió, en especial los principios de concurrencia, igualdad y publicidad.
     Por su parte, el Consorcio sostuvo que la contratación directa fue dispuesta por un acto regular fundado en el Régimen de Contrataciones vigentes para el ente y es independiente de la Licitación Pública Nº 3/2010 a la cual se puso fin por no haberse presentado ofertas admisibles o convenientes.
      El juez López Cóppola sostuvo que "si bien la contratación directa de las obras de la licitación pública es un procedimiento distinto, destaco que la independencia alegada por la demandada entre ambos es sumamente relativa. Ello, toda vez que es el fracaso de dicha licitación lo que autoriza la contratación directa, por lo que el contrato debe necesariamente sujetarse --en lo sustancial-- a las pautas de la licitación fracasada, a fin de evitar utilizar la figura excepcional (contratación directa) con una amplitud que no permite la normativa".
     "Sin perjuicio de lo expuesto, no encuentro, en esta liminar etapa, que el contrato se aparte groseramente --como sostiene la actora-- del pliego de la licitación. Ello, toda vez que si bien existen modificaciones, entiendo prima facie, que fueron las necesarias para lograr arribar a un acuerdo".
     En cuanto a la selección de la empresa a fin de comenzar con las negociaciones que derivaron en la firma del contrato, el magistrado dijo no haber encontrado en relación a la actora, prima facie y en esta liminar etapa, arbitrariedad ni irrazonabilidad en la selección.
     "Sin perjuicio de lo expuesto, resulta extraño que se hayan comenzado las negociaciones con la empresa Boskalis-Compañía Sudamericana de Dragados SA --por haber ofertado el precio más bajo-- sin expresar nada de la mejora de precio que, conforme surge de los considerandos de la resolución Nº 7-CGPBB/2011, efectuara la empresa Van Oord Dredging and Marine Contractors BV Sucursal Argentina".
     Luego sostuvo que no surge, ni Dredging International acredita --más allá de los principios que invoca o legislación, en principio, no aplicable al caso-- que, prima facie, haya una obligación legal de dar intervención en una contratación directa a diversos oferentes.
     "No se encuentra acreditado, prima facie y en el marco de estrecho conocimiento que habilita el proceso cautelar, el recaudo de la verosimilitud del derecho invocado. Ello, toda vez que de las constancias de autos no surge, en esta liminar etapa, vicio alguno que dé sustento a la suspensión de la contratación directa efectuada por el Consorcio. Por todo lo expuesto considero, prima facie, que la parte actora no ostenta la verosimilitud del derecho invocada", sostuvo el juez.
     Ahora Dredging International podrá apelar o no la decisión de López Cóppola. Si lo hace, las actuaciones serán remitidas a la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, con asiento en Mar del Plata.

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET