La aceitera Dreyfus señaló que las demoras en la descarga de camiones es la habitual en tiempos de cosecha

alt

Desde la empresa calificaron lo ocurrido como un "hecho vandálico"  y señalaron que la descarga estaba funcionando "dentro de los parámetros habituales para esta época de plena zafra y sin demoras extra".

Tras el incendio intencional desatado ayer en la planta de Dreyfus por parte de transportistas enojados por demoras en la descarga de granos, desde la aceitera calificaron lo sucedido como un "hecho vandálico" y aclararon que los tiempos de espera son los habituales en épocas de cosechas.

"Por suerte no hay ninguna víctima, sólo daños materiales, que de todos modos son importantes", señaló Luis Zubizarreta, director de relaciones Institucionales de Dreyfus. SeñalóLa Capital que lo que sucedió anoche en la planta de General Lagos "fue un hecho vandálico que no entendemos muy bien los motivos".

Zubizarreta explicó que en esta época del año hay por la cosecha un flujo de camiones importante, "pero no había ninguna situación extraordinaria ni de emergencia, estaban descargando los camiones normalmente y había una cantidad de camiones razonable para esta época del año". Agregó además que había camiones que a lo sumo estaban esperando desde hace 17 horas.

De esta forma, para director institucional de Dreyfus "no hubo ningún detonante que hayamos percibido que pudiera justificar alguna situación como esta". Consultado por los trascendidos que hablan de un malestar de los transportistas ante las demoras en las planta aceitera, señaló que en promedio descargan en Dreyfus unos mil camiones a diario, y que ayer había cerca de 800 camiones en la playa.

"Lo que pasó es algo que tenemos que investigar a fondo, con todos los elementos que podamos tener en la planta y haremos la denuncia correspondiente. pero no tenemos en claro cuál fue el detonante de esta situación", agregó Zubizarreta.

Mediante un comunicado, la aceitera explicó que "los atacantes incendiaron los edificios de portería, enfermería y calada —estructura edilicia y equipos para muestreo de calidad de los granos a descargarse de los camiones— así como 12 automóviles, dañando varios más".

Explicaron que los hechos comenzaron a las 19.30 "cuando un grupo de personas aún no identificadas desataron una agresiva protesta que pronto escaló con el inicio del incendio de las instalaciones de portería, enfermería, calada e incendio y roturas de una veintena de autos, y culminó cerca de las 21.40 luego de que las autoridades restablecieran el orden y los bomberos apagaran el fuego".

"Debemos aclarar que la descarga de camiones estaba funcionando dentro de los parámetros habituales para esta época de plena zafra y sin demoras extraordinarias. Los equipos de coordinación logística están abocados a despejar la playa de camiones durante la mañana de hoy, para luego poder evaluar en detalle los daños materiales ocurridos", agrega el texto de la empresa.

Respecto del personal de la empresa afirman que "se ha puesto a disposición de las autoridades para colaborar en la investigación de los hechos ocurridos a fin que se pueda someter a la justicia a los responsables de este lamentable incidente". Destacan además el accionar de nuestros empleados así como de las autoridades, fuerzas de seguridad nacionales y provinciales y particularmente de los bomberos ante el siniestro.

Una protesta de transportistas de granos por las demoras para la descarga derivó en una feroz batahola y el incendio de parte de las instalaciones de la planta aceitera de Dreyfus. El caladero de la fábrica fue totalmente destruido por las llamas, al igual que ocho vehículos que se encontraban en la zona de la portería. Entre ellos, un móvil policial quedó seriamente averiado.
Ocho unidades de bomberos provenientes de Arroyo Seco, Rosario, Villa Gobernador Gálvez y Villa Constitución trabajaron para apagar el fuego, mientras que una treintena de efectivos policiales custodiaba las instalaciones en medio de un clima de tensión, con más de mil camioneros esperando para descargar y una larga fila de camiones apilándose a lo largo de la vieja ruta nueve.
Los incidentes comenzaron poco después de las seis de la tarde cuando un entredicho con personal del caladero, la zona en que se hace el control de calidad de la mercadería, previa a la descarga, encendió la mecha de una bronca que se venía cebando hace días. Según el testimonio de los camioneros que permanecían en la carga, cerca de 1.500 camiones esperaban penosamente para descargar, algunos desde hacía tres días.
La tensión en la época de la cosecha gruesa, cuando un promedio de 12 mil camiones confluyen diariamente a los puertos y fábricas del cordón es una película repetida, que en más de una ocasión terminó en graves incidentes.

Fuente: lacapital.com.ar

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET