Esta vez fueron el barro y las piedras, y no la nieve, los que interrumpieron el paso cordillerano a Chile

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

La rehabilitación del paso de camiones desde la Argentina hacia Chile y los puertos del pacífico, seguía el lunes (11 feb 2013) condicionada al trabajo de maquinas viales para despejar la ruta luego de los aludes que bloquearon la carretera internacional al comienzo del fin de semana pasado, informó el diario Los Andes de la ciudad de Mendoza.

 

El rescate de personas varadas por el frente de aludes de la ruta 7 continuó, y de acuerdo al rotativo, en la mañana del lunes comenzó la fase final del rescate de poco más de 100 personas en esa condición en Puente del Inca, aunque en buen estado y sin pasar mayores contratiempos.
Esa fue una de las novedades importantes de la víspera, 72 horas después que una sucesión de deslizamientos de agua, tierra y piedras cortará el camino a Chile en por lo menos 20 tramos.
El restante buen dato que arrojó la jornada del domingo fue que el despeje del camino avanzó 11 kilómetros, desde el primer gran corte, registrado en la Quebrada Seca, a la altura del kilómetro 1165 del Corredor Internacional, dijo Los Andes.
Como contrapartida, algunos camioneros se quejaron de no haber sido asistidos, aunque todos admitieron que la magnitud de la catástrofe superaba todas las previsiones, precisó el rotativo.
Ocho grandes máquinas viales y un puñado de maquinistas estaban abriendo una brecha en el corrimiento de tierra o deslave (así se llama este tipo de fenómenos causados por las lluvias), en el kilómetro 1176, en un sector próximo al Río Blanco. Lo que tenían frente a si era prácticamente un "cerro" de derrumbes.
La altura del embancamiento impresionaba a simple vista. La extensión del bloqueo era de aproximadamente 400 metros, con una acumulación de material de 3 a 4 metros.
Parado sobre elevaciones del material de arrastre, donde la vertical se complicaba por la fragilidad del piso y la intensidad del viento, en el mediodía del domingo el gobernador Francisco Pérez, y varios de sus ministros, fueron informados sobre las tareas de despeje por el ingeniero Miguel Manuel Rivas, jefe del IV Distrito de Vialidad Nacional, a cargo de los trabajos de limpieza.
"Es una catástrofe, un tsunami de barro y piedra", volvió a decir el mandatario provincial. Rivas, de barba y con evidente signos de cansancio, lleva tres días con casi nulo descanso, pero dijo que los verdaderos "héroes" de estas horas son los maquinistas y operarios viales que pasan muchas horas en el camino”
 

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET