En el primer semestre Ingeniero White aportó más de 2.700 millones al comercio exterior y julio batió el récord de casi 3 millones de tn

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alt

    En el primer semestre del año, Ingeniero White ha contribuido en más de 2.700 millones de dólares al comercio exterior de la nación. Y el mes de julio ha roto marcas alcanzando las casi 3 millones de toneladas, superando en un 32% al mismo mes del año anterior, afirmó, en un artículo especial publicado el sábado (01 sept 2012) en el diario La Nueva Provincia, el presidente del Consorcio del Puerto de Bahía Blanca, contador  Hugo Antonio Borelli  
     El artículo de referencia, que lleva la firma del directivo expresa:
     Este es el primer cumpleaños que me toca celebrar como presidente del Consorcio de Gestión y el evento produce en mí sensaciones y emociones muy particulares y personales. Todas tienen que ver con mi entusiasmo y con evaluar permanentemente el cumplimiento de la responsabilidad que me han confiado el Gobernador y el Ministro de Producción para representar a la provincia de Buenos Aires en su Directorio.
     Pero es el décimo noveno para una institución que se ha hecho grande por la labor consistente y la capacidad de muchos hombres y mujeres que han trabajado y trabajan desde su creación hasta el presente. 
     Es una actitud natural, cuando cumplen años las personas o las instituciones, detenerse a efectuar reflexiones sobre el pasado, el presente y el futuro del protagonista de la celebración; y nuestro consorcio autónomo de administración portuaria no sólo no es la excepción a esa actitud sino que otorga sobrados motivos para recordar y reconocer su trayectoria, para enorgullecerse por su realidad actual y para visionar y planear el destino que pretendemos alcance en los tiempos por venir. 
     Por muchas razones no es una celebración cualquiera; es una invitación colectiva para revalidar el reconocimiento a una institución estratégica y exitosa de nuestra ciudad, la región, la provincia y el país, que está a las puertas de alcanzar sus dos décadas de vida y con una trayectoria que ha colocado a nuestro puerto en notables primeros lugares en América Latina. 
     Y nada ha sido obra de la casualidad. Detrás de los logros, las búsquedas y las miradas puestas en las visiones hacia el futuro, están las acciones de los hombres que, a lo largo de todo el proceso, pusieron su energía, sus conocimientos y su entrega en ese camino.
     Por eso, para celebrar su trayectoria hasta el presente, debemos efectuar los merecidos reconocimientos hacia muchos protagonistas de esta historia. 
 
La trayectoria 
     Desde la promulgación nacional de la Ley de Actividades Portuarias Nº 24.093 en 1992, con el impulso dado por un bahiense como el doctor Dámaso Larraburu para su elaboración y sanción en su carácter de diputado nacional, se puso la piedra fundamental para que las provincias, entre ellas nuestra Buenos Aires, comenzaran el proceso de descentralización portuaria.
     Un año después, el gobierno provincial y sus legisladores dotaron legalmente a este tipo de cogestión público-privada, en la inteligencia que ese formato de cogobierno permitiría un salto enorme de calidad en los desarrollos portuarios.
     Así se sanciona la Ley provincial Nº 11.414 creando el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca como entidad de derecho público no estatal para la administración y explotación de la zona portuaria de Bahía Blanca. 
     De esta manera, nuestro puerto fue el primero, de los mencionados en el artículo 12º de la Ley Nacional, en constituir su ente administrador y, por esa misma razón, se convirtió a partir del 1º de setiembre de 1993 en el primer puerto autónomo de la República Argentina, liderando el proceso de transformación de todo el sistema portuario. 
     La presencia, en un Directorio de nueve miembros, de un representante provincial que ejerce la presidencia, un representante del municipio, dos de los sectores gremiales del trabajo y cinco de los sectores privados vinculados a la actividad portuaria, generan un equilibrio donde pueden conjugarse y debatirse todos los intereses en juego y, en un proceso de consensos, mantener un rumbo que privilegie el interés común. 
     En todos estos años, la institución y la comunidad portuaria que la contiene han crecido vigorosamente sin solución de continuidad y esto ha sido la obra del factor humano.
     Todos sus presidentes, sus directores, sus gerentes, su personal y todos los trabajadores portuarios han sido los artífices indiscutibles de ese crecimiento que, con la estabilidad generada por sus reglas de juego duraderas, permitieron siempre trazar y ejecutar acciones estratégicas y un modelo de sana administración que consolidó su autofinanciamiento y el respaldo a las grandes inversiones realizadas en su territorio.
     El Consorcio nunca dejó de capacitar a su gente y de profesionalizar a sus cuadros, lo que le otorga una enorme fortaleza técnica en su desempeño.
     Nuestra tarea, como conductores políticos que deben ejecutar los lineamientos delegados por el gobierno provincial, complementa el mandato de liderar el rumbo y la visión de una actividad de enorme trascendencia para la provincia y el país. 
     A todos esos hombres y mujeres que trajeron al Consorcio a lo que es hoy, y que conforman una larga lista de nombres propios, les entregamos nuestro afecto y nuestro mejor reconocimiento por las responsabilidades asumidas y por el deber cumplido. 
 
La actualidad
     Y así llegamos a este presente. Con su canal de navegación y sus muelles con 45 pies de profundidad se ha convertido en, más que el primero, el único puerto de aguas profundas de la Argentina; y hoy lo encontramos enfrentando el desafío de aumentar su calado, lo que lo mantendrá y acrecentará como puerto de carga de las naves de mayor porte existentes en el mundo, ya no sólo para arribos de completamiento sino directamente para embarques totales. 
     También califica en el primer lugar del país, exportando el 40% de la producción petroquímica nacional y el 20% de los productos del agro. Y en estos tiempos, atrayendo cada vez mayor proporción de la producción de soja, un producto extrazona que resultaba impensable hasta hace unos pocos años atrás.
     Como complemento ineludible, y para estar a la altura de los grandes puertos del mundo, encaró, desde hace algún tiempo, el tráfico de transporte por contenedores con la construcción del muelle multipropósito. 
     Y a su éxito operacional y al mejoramiento permanente de su competitividad se agrega un elemento sustancial, en cuanto a los respaldos desde la gestión de gobierno, que nos impulsa y nos estimula: dos bahienses están al frente de los organismos provinciales que nos orientan. El Ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, Dr. Cristian Breitenstein y, bajo su órbita, el Subsecretario de Actividades Portuarias, Dr. Jorge Otharán, son los que llevan adelante las políticas trazadas por el gobernador Scioli, con un fortísimo acento en la producción, el aumento de las cadenas de valor, el crecimiento de las exportaciones industriales, el desarrollo de los puertos y el fomento a la radicación de nuevas inversiones en sus territorios. Son hombres que tienen clara y definitivamente arraigada la trayectoria de nuestro puerto y su cercanía nos facilita una interlocución permanente. 
     Desde lo operativo, el primer semestre de 2012 muestra un crecimiento en los volúmenes de carga del 16% sobre el mismo semestre del año anterior, con un 28% más particularizando granos y subproductos y 36% más en cargas generales. Alcanzamos un aumento del 9% en la cantidad de buques y un incremento del 20% en aquellos que han llegado para cargas totales en Bahía Blanca.
     En el mismo período, Ingeniero White ha contribuido en más de 2.700 millones de dólares al comercio exterior de la nación. Y el mes de Julio de 2012 ha roto marcas alcanzando las casi 3 millones de toneladas, superando en un 32% al mismo mes del año anterior. 
     En materia de inversiones en infraestructura y terminales, nos encontramos transitando un tiempo de nuevas realizaciones.
     Con el complejo industrial ya consolidado en nuestra ciudad, que mantiene un ritmo permanente de actualización, y proyectos de aumento de sus producciones, y a las doce terminales instaladas en nuestro puerto; se está construyendo, a un ritmo incesante, la nueva terminal del proyecto de Potasio Río Colorado.
     Es una de las mega inversiones más grande realizada en Ingeniero White y que, a partir de su puesta en marcha, agregará en una primera etapa 2,5 millones de toneladas anuales de operación exportando el cloruro de potasio como fertilizante. 
     En proceso de gestación contractual con el puerto se encuentra el proyecto de la Termoeléctrica Guillermo Brown que instalará cerca de nuestra ciudad una central de ciclo combinado, construyendo en la zona de Galván una nueva posta de inflamables de última generación que mejorará considerablemente la calidad y velocidad de operación al sector de combustibles líquidos. 
     Acaba de ponerse en operaciones la nueva terminal de Dreyfus en la zona de Cangrejales para operar con graneles, pero que en su plan de crecimiento desarrollará en forma combinada con la empresa Moreno plantas para la producción de aceites, harinas y biocombustibles.
     También las compañías Toepfer, Terminal Bahía Blanca y Noble tienen sus propios proyectos de ampliación e instalación, lo que demandará el uso de nuevos territorios. 
     Con estos atributos la consolidación de nuestra zona como polo energético y las ampliaciones de producción, seguramente nuestro puerto de aguas profundas estará en condiciones de superar los 30 millones de toneladas anuales de carga.
     Hay un viejo refrán que dice "nadie es profeta en su tierra". Pues el Consorcio ha sido una excepción a la sentencia de este dicho ya que ha cosechado, por la eficacia y prolijidad de su gestión, un bien ganado prestigio en la ciudad y la región y cada día se reconoce más la importancia de su impacto económico y social para la comunidad. 
     Pero también quiero destacar aquí lo que para mí fue una agradable sorpresa en mi corto tiempo en ejercicio de la presidencia, y un indisimulable sentimiento de orgullo, cual es la valoración que se tiene de nuestro puerto en los ámbitos nacionales e internacionales en los que me ha tocado participar.
     Al ser presentado en esos foros indicando mi pertenencia, en diversas ocasiones recibí una frase que todo lo sintetiza: "del puerto de Bahía Blanca; ah!, pero eso es palabra mayor".
     Nuestro puerto es apreciado como uno de los más importantes de América Latina por sus volúmenes de carga, su eficacia operativa, la competitividad de sus costos, la cantidad de terminales funcionando en su territorio, la profesionalidad de su gente y, por supuesto, por su profundidad. 
     Tengámoslo claro y, como ejemplo, miremos lo que ocurre con la obra monumental de ampliación del Canal de Panamá para reconvertirse al paso de los cada vez mayores buques que se construyen en el mundo.
     El mantenimiento de los calados y la necesidad de cada vez mayor profundidad a través de los dragados son el permanente desafío de todos los grandes puertos del mundo y hacia donde se destinan los volúmenes más grandes de inversiones.
     Es necesario mirar la película desde la perspectiva global y no desde la óptica de las pequeñas economías domésticas. 
Cuando los números se ponen en perspectiva siempre se entienden mejor.
     Basta con un simple ejemplo: cuando un buque llega a nuestro puerto y se va al día siguiente completando su carga con unas 30.000 toneladas de porotos de soja, produce una venta para el país superior a los 18 millones de dólares.
     Esta operación individual es superior a lo que 
muchísimas empresas facturan en todo un año. He aquí una reducción al mínimo de por qué los puertos son tan importantes para un país. 
 
El porvenir 
     El gobierno nacional ha reconocido desde hace tiempo la importancia estratégica del puerto de Bahía Blanca, y lo ha ratificado últimamente como un punto vital para la generación de inversiones relacionadas con la matriz energética de nuestro país. Y está tomando grandes y auspiciosas decisiones en ese sentido. 
     Por eso, a partir de esas ventajas estratégicas y la sinergia de su crecimiento constante, este cumpleaños nos encuentra y nos obliga a proyectar el futuro.
     El Consorcio se ha propuesto un salto hacia adelante en la competitividad y expansión operativa de nuestro puerto. Lo primero será llevar el calado de los actuales 45 pies a los 50 con marea alta, o 45 pies al cero como se suele decir en la jerga portuaria; sumado a varios ensanchamientos en las zonas de atraque de buques y ampliaciones de los radios de giro de los mismos, con el complemento de ensanchar el ingreso al puerto de Coronel Rosales, dragándolo a 20 pies, y a la Base Naval de Puerto Belgrano. 
     También continúa invirtiendo en servicios y tecnología porque siempre tuvo claro que este desarrollo tiene que darse en un marco de control, de seguridad, de cuidado del ambiente y de sustentabilidad con los intereses del planeamiento urbano de la ciudad y la armonía con sus vecinos.
     La planificación urbanística de Bahía, que lleva adelante el gobierno municipal, se propone establecer claramente los espacios para la residencia de los vecinos y los necesarios para la logística y los emplazamientos productivos; pero siempre valorizando nuestro carácter de ciudad marítima que debe recuperar y disfrutar de su mirada hacia el mar. 
     En este sentido, celebramos la terminación de la primera etapa para la creación del Frente Costero, financiado con aportes provinciales, y comprometemos nuestro acompañamiento y promoción para la continuidad de las obras.
     Este desafío, que nos pone en el camino de convertirnos en una verdadera Ciudad Puerto, que valorizará nuestro sentido de pertenencia a una ciudad marítima, ocupa un lugar sobresaliente en nuestra visión y decisión. 
     Otro de los aspectos emblemáticos, lanzados planificadamente a partir de este año, es lograr en el menor tiempo posible la definitiva reconversión de la pesca artesanal en nuestro puerto.
     Una actividad que --siempre hemos dicho-- es preexistente al desarrollo de los puertos en todo el mundo, necesita un plan sistemático para posibilitar que quienes quieran continuar haciendo de ella su modo habitual de vida tengan su espacio y nuevas formas de practicarla de manera moderna y sustentable. No es un proceso simple e inmediato, pero estamos en el buen camino. 
     El Consorcio de Gestión ha mantenido, a lo largo de su existencia, un programa permanente de Responsabilidad Social y contribuye de diversas maneras con colaboraciones a la comunidad que lo contiene, tanto en temas sociales como educativos y de salud. También es un miembro aportante del Plan Director de Ingeniero White para la realización de obras de infraestructura en la localidad. 
     Con el fin de dar un salto cualitativo en esta actitud responsable, y que facilite la participación ampliada de otros actores de la comunidad, estamos preparando un proyecto de creación de una fundación portuaria, como existen en otros puertos del mundo, porque la visualizamos como una herramienta adecuada que piense y ejecute estas acciones que siempre deben ser parte de nuestra razón de ser. 
     Finalmente, también debemos comprometer nuestra gestión permanente en la agenda pública. Solicitar, acompañar y ayudar a las autoridades nacionales, provinciales y municipales para que se concreten las acciones e inversiones en infraestructuras extra portuarias, tanto las logísticas como las relacionadas con recursos básicos como el agua y la energía, que complementen nuestros propios desarrollos. 
     Hemos sintetizado nuestros planes hacia adentro de nuestro territorio portuario, pero no conseguirían ser un éxito completo si no son complementados con las condiciones para llegar a él. De qué serviría aumentar nuestra capacidad operativa, la profundidad de nuestro canal para que lleguen buques más grandes, y sumar más terminales si no se tienen las condiciones para que la carga llegue al puerto.
     Resulta imperativo, y esto como bahienses, pero mucho más como argentinos, invertir en nuevas redes viales y ferroviarias, accesos y nodos de transferencia de cargas y abastecimiento de agua y energía suficientes. 
     Siempre hemos compartido el pensamiento de las actuales autoridades provinciales que concibe a nuestro estuario como una gran unidad, llamada a ser un enorme y especializado complejo portuario donde cada sector ocupe el mejor rol. Las cargas graneleras, las postas de combustibles, el transporte por contenedores, la industria agroalimentaria, la actividad pesquera y los astilleros navales pueden tener cada uno su lugar y su propia capacidad de desarrollo. 
     Bahía Blanca es una Ciudad Puerto Industrial Internacional y, en las vísperas de alcanzar las dos décadas de vida de nuestro Consorcio de Gestión, con la fortaleza y el trabajo dedicado de sus dirigentes y de toda su gente, sumado al de las autoridades que nos acompañan y de una comunidad que nos aprecia, estamos frente a la enorme oportunidad de consolidar, desde esta ciudad y para el mundo, esto que ya todos reconocen como un gigante portuario. 
 
(*) Presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca. 

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET