Se cumplen dos meses sin designación de autoridades portuarias bonaerenses

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una papa caliente. Fue la imagen que eligió un viejo dirigente portuario provincial para ilustrar qué representa hoy la Subsecretaría de Actividades Portuarias bonaerense en un intento, además, de justificar una acefalía de casi 60 días en una cartera crítica, de la que dependen cinco consorcios de gestión (Bahía Blanca, Quequén, Mar del Plata, La Plata y San Pedro) y tres delegaciones (Coronel Rosales, Dock Sud y San Nicolás).

María Eugenia Vidal delegó en Jorge Elustondo -un dirigente radical proveniente del campo- la cartera de Producción, de la que depende el área de puertos. Hubo un intento para que la administración portuaria volviera a Industria, replicando un modelo que ya existió -cuando Puertos funciobana en Obras Públicas-, pero ese intento no prosperó.

Elustondo sondeó a varios, incluso a empresarios, y no logró validar a ninguno en el cargo. Una papa caliente.

La situación intranquiliza demasiado a gremios como el Sutap, que agrupa a los trabajadores de las administraciones portuarias: alrededor de 700 empleados públicos que no tienen jefe designado ni firma autorizada para la compra de las provisiones cotidianas. "Vamos a esperar hasta la semana que viene (por esta). Si no tenemos noticias, alguna medida vamos a tomar", dijo Adolfo Barja, secretario general del gremio.

Hubo autoridades que presentaron su renuncia indeclinable, como Pato Lico, de la delegación Dock Sud, que el 9 de diciembre último dejó su despacho. Otros, como Mariano Veiga, de San Pedro, dejaron el cargo y asumieron otros puestos. Pero la suerte del resto fue dispar: algunos no renunciaron ni fueron echados. Están ahí. A otros, como el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, Mariano Goyenechea, le pidieron quedarse.

Todo (o nada, según desde donde se lo mire) justifica la demora en la designación de las nuevas autoridades. La crisis de la seguridad que enfrenta la provincia quema todas las calorías de gobierno. La coparticipación cruel tiene bajo la espada de Damocles a la provincia que más aporta y que, a la vez, siempre necesita de fondos de la Nación para seguir adelante.

Pero bajo el ala pública provincial está el principal puerto bonaerense, Dock Sud, con sus dársenas de propaneros e inflamables, sus refinerías, y Exolgan, la mayor terminal operadora de contenedores del país. También está Coronel Rosales, con dos monoboyas para la operación de petróleo crudo.

En días en que la cuestión energética está en boga, resulta paradójico que no haya auriga para dirigir la infraestructura de estos nodos portuarios.

 

Fuente: lanacion.com.ar

 

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET