Noticias

Las exportaciones regionales de fruta se desplomaron 85% en enero

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las primeras señales no son para nada alentadoras. Durante enero del corriente año las exportaciones de peras y manzanas de la región que partieron rumbo a ultramar totalizaron sólo 139 toneladas.

 

La estadística fue dada a conocer ayer por la terminal portuaria Patagonia Norte y contempla los embarques regionales que salen por San Antonio y Bahía Blanca, que concentran tradicionalmente el 85% del total de la oferta exportable de pomáceas hacia ultramar durante toda la temporada.

Las 139 toneladas representan un nuevo mínimo histórico para enero de las últimas décadas. La cifra asimismo muestra una caída interanual del orden del 85%, teniendo en cuenta que durante el primer mes del 2015 las exportaciones por esta vía alcanzaron las 937 toneladas.

Estos números son el reflejo de la profunda crisis que está atravesando la fruticultura del Valle de Río Negro y Neuquén. Si bien la mejora de la competitividad sobre la paridad cambiaria –definida por la devaluación, la eliminación de las retenciones y la puesta en marcha de los reembolsos– había generado muy buenas expectativas en la actividad, en los hechos la falta de financiamiento y los problemas que arrastra la calidad de fruta a cosechar dieron por tierra todos estos buenos pronósticos iniciales. Frente a este escenario mucha será la fruta que quedará sin cosechar, tal como ocurrió el año pasado.

Fuentes consultadas aseguran que este derrumbe de las exportaciones frutícolas tiene dos causas bien definidas. La primera de ellas es la falta de fruta con la calidad adecuada para ser embarcada a los destinos de ultramar. La segunda, los cambios meteorológicos que definieron una postergación sobre la maduración y crecimiento del fruto.

Para la mayor parte de los operadores, en la presente temporada difícilmente se puedan mejorar los volúmenes de exportación del año pasado. Cabe recordar en el 2015 la actividad tocó los mínimos de exportación con algo más de 210.000 embarcadas.

El 85% de caída que registró enero se irá compensando con el tiempo, pero muy pocos son los que se atreven a aventurar que pueda pasar a índices positivos una vez finalizada la temporada.

La estadística de Patagonia Norte da cuenta de que la pera que partió rumbo a ultramar lo hizo vía el puerto multipropósito de Bahía Blanca. San Antonio no pudo despachar, desde que se inició el año, ni un solo kilo de fruta.

Los productores regionales son los más afectados dentro de este contexto de crisis global, ya que son pocos los exportadores que están comprando frutas de terceros para comercializar con el exterior. Desde las empresas argumentan que no pueden comprar mucha fruta, ya que los mercados de ultramar están muy complicados, salvo el caso de Estados Unidos. Rusia, con la fuerte devaluación que tuvo en los últimos meses y la brusca desaceleración de su economía, sin dudas es el cuello de botella que presentará la exportación de fruta del Valle.

 

Fuente: rionegro.com.ar

Imprimir