La UE aprobó una resolución que exige más control para la importación de cítricos

El objetivo de la medida, aprobada por el Europarlamento, es proteger a los productores y evitar la propagación de enfermedades y plagas como la psila africana y la mancha negra de los cítricos o “Citrus Black Spot”.

A esta resolución votaron favorablemente 463 parlamentarios, 168 lo hicieron en contra y 3 se abstuvieron. No obstante, esta resolución de la Eurocámara no es vinculante, la decisión final sobre las medidas de control las tomará el Comité Fitosanitario Permanente de la Comisión Europea.

Para mantener a raya a la psila africana, la resolución propone que los cítricos sean sometido a un “cold treatment” (o uno comparable, cuya aprobación debe ser concedida por la Comisión) antes de que la fruta se importe a la UE. También se ha propuesto inspeccionar, al menos, 600 muestras de fruta por cada 30 toneladas para evitar la entrada de la mancha negra, ante de encajar y enviar la fruta a Europa. Se deberá llevar a cabo una inspección visual similar a la llegada a Europa, al menos en 200 frutas por cada 30 toneladas.

Los importadores holandeses consideran que las medidas son un proteccionismo disfrazado, principalmente promovido por los Estados miembros del sur. También Deon Joubert, de la Asociación de Productores de Cítricos de Sudáfrica, tilda el resultado de “terriblemente decepcionante”, especialmente, teniendo en cuenta las medidas adoptadas por el sector sudafricano para reducir el número de casos de mancha negra. El “cold treatment” propuesto, en particular, parece suponer un problema. “No será un problema para varios cítricos, pero no es adecuado para los limones y las variedades de fácil pelado más reciente, que no pueden resistir este tratamiento”, indicó a declaraciones a FreshPlaza.

“Es una resolución importante e histórica. El Parlamento Europeo ha dejado muy claro que esta es la forma de proceder para llegar a la resolución final. Las reglas del juego se han fijado y no se obstaculizará al comercio de forma alguna, tan solo se hará mucho más seguro”, declaró José Antonio García, director de Ailimpo, en representación del sector citrícola.

Los representantes del sector español reconocen y agradecen la sensibilidad y la implicación del Parlamento Europeo. Especialmente destacable es el concienzudo y constante trabajo de los diputados españoles del Comité de Agricultura hasta convertir este dossier en una hazaña. Esperan que, ahora, esta “resolución histórica” llegue a la Comisión como un mensaje claro unívoco que desemboque en la presentación de un nuevo proyecto.

El sector español asegura que se debería eliminar la posibilidad de que el producto importado a la Unión Europea desde países contaminados, teóricamente destinado a la fabricación de zumo, entre en Europa con menores cautelas y control que las exigidas para el producto fresco. Ese “canal paralelo” (que plantea, de momento, la Comisión) permitiría que esos cítricos, una vez dentro de la UE, pudieran acabar en el mercado en fresco y generaran un peligro inasumible. Por otra parte, para que el tratamiento contra la plaga Thaumatotibia leucotreta sea efectivo, se debe exigir a los países t4rceros que lleven a cabo un “cold treatment” o un método de eficacia equivalente objetivamente avalado por la EFSA y no dar por válido ningún otro tratamiento decidido unilateralmente por los importadores.

Inge Ribbens, responsable de acceso a mercado de GroentenFruit Huis, en los Países Bajos, lo confirma. “En la práctica, este ‘cold treatment’ supone prohibir las importaciones, porque algunas variedades no lo resisten. La resolución se ha basado en un informe sobre ‘cold treatment’ de 1969, sin buscar alternativas, y hay estudios científicos que demuestran que existen numerosos tratamientos alternativos efectivos”.

“Por supuesto, también creemos en las medidas para proteger el mercado, pero deben ser conmensuradas con respecto a los riesgos. En torno al 90% de todos los cítricos importados se destina directamente a lugares como supermercados, donde la producción local no sufre peligro. El único riesgo sería que las empresas españolas reenvasaran la fruta importada en sus propias centrales de envasado, pero, en ese caso, serían ellos los responsables. Es inaceptable que no tomen ninguna medida, pero, después, que carguen a otro con la responsabilidad. Si un Estado miembro quiere salvaguardas adicionales, puede exigir el ‘cold treatment’, pero no debería convertirse en un requisito por defecto. Sudáfrica ha demostrado, con su ‘system approach’ contra la mancha negra, que es perfectamente capaz de adoptar medidas para garantizar el cumplimiento de los requisitos europeos. Nuestro enfoque, es, por tanto, que el ‘tratamiento eficaz’ se quede en manos de los países terceros y no hacer necesaria (mediante un proceso largo) la aprobación de la Comisión. Si esto no funciona, habrá que tomar medidas adicionales”.

“En definitiva, se ha aplicado la medida más severa para un producto de consumo con bajo riesgo. Ni siquiera se tiene en cuenta el material sensible. Asimismo, es una medida discriminatoria, porque la psila africana también afecta a las rosas y a los pimientos”, añade Inge, quien considera que la resolución adoptada no es una “opinión insignificante, pero espera que la Comisión Europea llegue a una conclusión distinta. “De lo contrario, nosotros, como sector importador, tendremos un problema enorme”.

 

Fuente: infocampo.com.ar

 

Imprimir