Por trabas al comercio exterior, Chile comenzó a arrebatarle a la Argentina el mercado brasileño de vinos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

alt

Las exportaciones de vino en botella a Brasil no están mostrando la recuperación que esperaban algunos grandes exportadores en julio y agosto, tras haber estado prácticamente frenadas durante los meses de mayo y junio. La caída del embotellado en el primer semestre del año fue cercana al 30% en volumen y al 22% en valor. Con esto, la principal amenaza -el hecho de que Chile se quede con el lugar que deja vacío Argentina- comenzó a hacerse realidad, tal un artículo que publica el sábado (01 sep 2012) el diario Los Andes, de Mendoza, con las firmas de las especialistas Griselda Malizia y Laura Saieg.  
En su extensa nota de análisis, el rotativo cuyano expresa:
El país trasandino ha visto crecer sus exportaciones a Brasil un 21,25% en volumen y 17,13% en valor, en los primeros seis meses del año. Sin embargo, si sólo se evalúa mayo, uno de los más duros para el embotellado argentino, Chile creció 56,29% en volumen y 58,61% en valor.  
La decisión de Brasil de endurecer el régimen de licencias no automáticas para el vino argentino (y otros productos) impactaron de lleno en las ventas de la industria. Por las demoras en el ingreso, aplicadas desde mayo, nuestro país envió 659.129 cajas de 9 litros a Brasil, con una caída en volumen del 23,43%. Asimismo, el precio promedio por caja registró una caída, pasando de US$33,28 en 2011 a US$32,55 en 2012. El precio del vino chileno también cayó 3,4%: hoy su precio promedio por caja de 9 litros es de US$ 17,13.   
Si sólo se analizan los datos de Argentina, se puede observar que las franjas de precios más importantes vendidas a Brasil son Premium (US$ 20 a US$ 26,99 la caja de 9 litros), Súper Premium (US$ 27 a US$ 39,99) y Ultra Premium (US$ 40 a US$ 359,99) siempre refiriéndonos a valores FOB. De estas, la que mostró peor performance fue la primera, que cayó 43% en volumen y 44% en valor y la última, que también registró números negativos. La franja Súper Premium fue la única que creció, en un 22% en volumen y 21% en valor. 
 
Hablan los principales jugadores
 
Las principales diez marcas de Argentina a Brasil  (ordenadas por facturación) son: Angélica Zapata, Benjamín Nieto Senetiner, Santa Ana Selección, Álamos, Norton, Luigi Bosca, Finca La Linda, Trapiche y Altos del Plata. FINCAS habló con los responsables de estas empresas sobre la realidad actual y sus perspectivas en el mercado más grande de América del Sur. 
Luis Capelli, director de Exportaciones de Santa Ana, comentó que “la caída del 28% en fraccionado respondió a que estuvimos prácticamente dos meses sin exportar nada, y pasó el pico de temporada de consumo, que es el invierno, y probablemente los clientes finales estén cubiertos de vinos chilenos más que argentinos. Estuvimos recorriendo las tiendas en Brasil y no vimos que tuviéramos quiebre de inventario, en este período la sensación es que hay más stock chileno en las estanterías”. Santa Ana está primera en exportaciones en volumen de embotellado a Brasil con sus vinos Selección, Varietal, Reserva.
Capelli dijo que “hasta abril, cuando se inició el conflicto (entre los gobiernos de ambos países) las cosas andaban bien; luego de eso y ante la falta de definición sobre liberación de licencias, algún comprador de tiendas de supermercados tomó opción por vinos chilenos, al menos temporariamente”
Desde que apareció la aplicación de las estampillas en los productos, los inventarios se demoran en llegar desde frontera hasta la góndola. A esto hay que sumarle, continuó Capelli, que “se agregó una operación que es abrir todas las cajas que se importan, pegarle una estampilla a mano y llevarlo a un depósito, no sabemos cuánto tiempo tarda, pero es una operación industrial en el medio que sufre todo vino importado tetra y embotellado”.
Por su parte, Alberto Arizu (h), gerente Comercial de la bodega Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, dijo en que si bien las exportaciones generales a Brasil están sensiblemente por debajo del año pasado “es dispar la evolución de cada bodega y tienen mucho que ver los stocks de los importadores. Hay algunos que manejan posiciones de stock mayor que otros y las demoras en los otorgamientos de las licencias de importación, sumado a un primer semestre más frío en ventas que el año pasado, son la consecuencia”. 
Ejemplo de que no todas las marcas sufrieron la misma suerte, es Norton. Diego Surazsky, nuevo gerente de Exportaciones de esa firma, comentó que “si bien el mercado tuvo una caída, nosotros tuvimos una performance muy buena, de hecho hemos crecido un 47% en volumen y  un 52% en valor en nuestros envíos, posicionando a la compañía como la 5° bodega argentina en Brasil”. Esto se relaciona al segmento de precio al que apunta la bodega, según dijo.
Surazsky comentó que “si bien en estos momentos hay que solicitar licencias para poder exportar a Brasil, no hemos tenido grandes retrasos en los embarques. Las licencias retrasan los períodos de embarque 30 días en vinos menores a US$ 30 la caja donde las autoridades han puesto mayor interés, pero nuestro precio promedio es de US$ 41 la caja de 9 litros y nuestros contenedores han podido ingresar a Brasil sin retrasos”.
Para Norton, Argentina no está perdiendo imagen en Brasil, “de hecho es uno de los origines de mayor venta en ese país. Sin bien Chile está mejor posicionado, Argentina todavía no ha perdido market share”. 
Por su parte Cecilia Razquin, encargada de Exportaciones de Esmeralda, estimó que el tema de las licencias no automáticas, “que antes se demoraban 30 días, y ahora demoran como mínimo 60 días, ha afectado las exportaciones de Argentina a Brasil, pero en la medida en que nos vayamos adaptando a estos nuevos plazos, la situación debería ir volviendo a la normalidad”.
“Hay -continuó- otros factores igual de preocupantes que las licencias que están afectando el negocio con Brasil, como son la aplicación de sellos fiscales (que se colocan a la llegada de la mercadería a destino, cosa que encarece al vino y extiende aún más los tiempos de llegada al mercado). 
O la devaluación del real que ocurrió en los últimos meses y encarece a todos los productos importados. Algunos de estos factores  afectan por igual a los vinos importados de todas las procedencias, pero pueden explicar tal vez la baja generalizada de las exportaciones a ese país”, agregó Razquin.

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET