Argentina corre el riesgo que se califique como "puerto sucio" a sus terminales cerealeras al persistir la crisis con la Aduana

, alt

La Argentina corre el serio riesgo que se califique como "puerto sucio" a sus principals terminales cerealeras, principalmente las del Gran Rosario que se hallan operando condicionadamente y en algunos casos v virtualmente paralizadas debido a  una resolución de la Aduana, considerada abusiva y restrictiva por los exportadores que advirtieron sobre los graves riesgos económicos para el mercado.

Según los cálculos de la Cámara de Actividades Marítimas y Portuarias, prácticamente todos las terminales aceiteras continuan  sin operar o haciéndolo desde hace 15 días en forma restringida  por la aplicación de la disposición "draft surveys" que cambia usos y costumbre en el pesaje de la mercadería,según lo informó en su momento  el diario digital rosarino Punto Biz.

Desde entonces hay un promedio de alternancia de  medio centenar de  barcos inmovilizados a un costo operativo (lucro cesante) de 25.000 dólares diarios, interrupción en la cadena de financiaciones, pagos y abastecimiento, paralización de las aceiteras por excesos de stock  y el peligro de demandas por parte de compradores internacionales como de bancos prefinanciadores por incumplimiento de los plazos de entrega.

 

La semana anterior, en  tanto se sucedieron los cruces de veladas acusaciones entre las partes involucradas. Para los exportadores, se está ante una extorsión de los organismos recaudadores, lo que a su juicio constituye un delito, mientras que los sectores gremiales, alineados con el Gobierno, rechazan ese punto de vista.
Punto Biz, publicación que se ha caracterizado por dar información especializada de primera mano sobre la actividad cerealera, hizo en la tarde del jueves de la semana anterior un nuevo aporte con un trabajo referencial que abrió las puertas a la postura gremial que, solidarándose de alguna manera con la Aduana, invirtió el rol de acusaciones y culpó a las cerealeras por el problema. El texto de la nota es el siguiente:
 
 
El delegado gremial de la Aduana de Rosario, Marcelo Giorda, salió hoy a decir que "no existen" nuevas regulaciones de la AFIP que traben la salida de barcos, si no que las demoras se deben en gran parte a que las exportadoras cerealeras decidieron no ingresar cargamentos desde el viernes hasta el lunes. "Los controles de draft survey no tardan más de 4 horas", explicó en diálogo cojn Edición Rural.
 
"No hay regulaciones nuevas. Se implementó un régimen que en vez de hacer el draft survey en el pesaje inicial y el final, ahora se pasó a hacerse por cada permiso de embarque. Entonces, si el buque tiene un sólo permiso, no hay demora. Si hay muchos permisos, puede haber algún retraso, pero corto. Como mucho, pueden tardar 4 horas, y eso nunca podría provocar una paralización tan grande. No se le pueden imputar dos días de demora a este método de control", indicó.
 
Hay 30 buques demorados en el complejo portuario. El gran problema, dijo el delegado gremial, es que las grandes exportadoras decidieron no ingresar buques desde el último viernes hasta el lunes. "No cuáles habrán sido sus razones para provocar este atraso tan importante. Habría que preguntarles a ellos. Quizás se sintieron molestos cuando la aduana notificó que se iban a realizar estos controles", disparó en una charla con ediciónrural.com. Y agregó: "El lunes volvieron a ingresar a trabajar, aunque en menor cantidad. Y asi bien las causas del problema no son homogéneas, más de 48 horas de atraso en ingresar los barcos obviamente alteran el ritmo normal de un puerto".
 
Reunión clave y gestiones contrareloj
 
En ámbitos cerealistas se descuenta que la medida de Aduana está en línea con la presión del gobierno nacional de cobrarle a las exportadoras un saldo de u$s 600 M en el pago de retenciones.
 
La Afip, que le dio hasta fin de semana a los traders para ponerse en caja con su reclamo, sostiene que los tarders deben esa cifra porque adelantaron declaraciones de exportaciones días antes de que se anunciara el aumento de retenciones de finales 2007, evitando así tener que pagarlas, pero cobrándoselas a los productores porque las operaciones se concretaron despùes de la suba.
 
Ante esta presión política del fisco, las exportadoras coinciden en que la ley está de su parte porque en ese momento estaba habilitada la anotación de exportaciones sin haber tenido la mercadería comprada permitiendo así congelar el valor de los impuestos a pagar.
 
Pero en lo que no hay acuerdo entre las empresas es en cómo responder a los embates de la Afip. Hay un grupo de traders, con menos monto en juego y buena parte de lo exigido pagado, que son permeables a la negociación, mientras que otros se mantienen firmes en resistir los planteos. Es que hasta ahora las firmas habían actuado de manera individual, por ejemplo muchas aportaron el capital (no los intereses), una sugerencia que había salido de las propias filas oficiales que sostenían que así se cerraba el capítulo, cosa que no fue.
 
Para tratar de afinar el lobby, trascendió que popes de las aceiteras se reunirán mañana y que, probablemente, luego se encuentren con altos funcionarios del gobierno para intentar un entendimiento.
 
La situación es muy delicada porque si bien las necesidades del gobierno por los dólares explica la avanzada, pero sobre ese reclamo estrictamente fiscal se cuelan viejas amenazas de estatización de empresas o mayor intervención del mercado.
 

 

Por otra parte, siempre, según Punto Biz, a raíz de la normativa también bajó  fuerte el ingreso de camiones para descarga en los puertos y sólo dejaron entrar camiones los complejos que tenían capacidad de almacenamiento. Inmediatamente Punto Biz, agregó:

Los problemas logísticos también impactaron en el mercado de granos. Es que sin la posbilidad de embarcar, y en un contexto de caída de cotizaciones en los mercados externos (que tampoco impulsa la actividad), los exportadores anunciaron desde temprano que se retiraban del mercado y que hoy no comprarían granos. Sobre el mediodía sólo había operaciones en los mercados a término para posiciones con entrega de mercadería en noviembre.

En ese marco, hay muchos rumores en la plaza sobre que detrás de la normativa de la Aduana está la presión que puso la Afip el viernes cuando, por la tarde, anunció que le daba una semana a las exportadoras a saldar una deuda que calculan en u$s 600 M por diferencias en el pago de retenciones de 2008.

 

Si bien no trascendieron cuáles serían las consecuencias para los exportadores de granos, el mercado está muy revuelto porque las versiones por las medidas que tomaria la Afip y la sombra de a estatización de alguna compañía sobrevuela las mesas de operaciones

El cruce entre exportadores y el organismo fiscal data de 2008. Antes del alza de las retenciones, las cerealeras declararon ventas por 30,7 millones de toneladas; pero pudieron probar la compra de 6 millones . El fisco, entonces, les reclamó la diferencia de las retenciones por los 24 millones de toneladas restantes (se calculaban u$s1,700), apelando al efecto retroactivo de la ley bautizada Martínez Raymonda. El planteo fiscal fue que habían fechado ventas antes de la suba de las retenciones y las habían concretado después para esquivar el pago del aumento.

La Afip apuntó a las grandes exportadoras bajo la lupa. Mientras que algunas saldaron capital (no intereses) y otras siguieron resistiendo argumentando que no les correspondía pgar, y por eso en el mercado hoy se estiman que la diferncia es de u$s 600 M. El caso es que en un contexto de falta de dólares y necesidades de financiamiento por parte del gobierno, la Afip ahora está queriendo de manera desesperada hacerse de esos billetes.

ImprimirCorreo electrónico

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET